Hallan una nueva forma de atacar al Parkinson

Hallan una nueva forma de atacar al Parkinson

La enfermedad que afecta al movimiento, la padece el 1,5% de los mayores de 65 en Argentina. Un equipo de investigadores del Vall dHebron Institut de Recerca (VHIR) descubrieron que la acumulación excesiva neuromenalinina, un pigmento marrón en algunas de las neuronas del cerebro, y que las neuronas son incapaces de eliminar, produce Parkinson. El Párkinson, una

La enfermedad que afecta al movimiento, la padece el 1,5% de los mayores de 65 en Argentina.

Un equipo de investigadores del Vall dHebron Institut de Recerca (VHIR) descubrieron que la acumulación excesiva neuromenalinina, un pigmento marrón en algunas de las neuronas del cerebro, y que las neuronas son incapaces de eliminar, produce Parkinson.

El Párkinson, una enfermedad neurodegenerativa que afecta al movimiento, que no tiene cura, la padece actualmente en Argentina entre el 1 y 1.5% de la población mayor de 65 años, según el Ministerio de Salud de la Nación. De ellos, del 25 al 50% dependen de otra persona para afrontar su día a día. 

Los investigadores también han observado que si se modula el nivel de neuromelanina acumulado en las neuronas para que esté pode debajo del umbral que han identificado como patológico, se puede prevenir la aparición de síntomas y de la propia enfermedad. Los resultados de su estudio se recogen en Nature Communications.

No se podía estudiar

Hace un siglo que se sabe que las neuronas que se degeneran y producen Parkinson son, precisamente, aquellas que están teñidas de neuromelanina, en la sustancia negra. Pero hasta el momento no se había podido investigar el papel que desempeñaba este pigmento puesto que los animales de laboratorio, ratas y ratones, carecen de él. Y otros, como caballos, ovejas y monos, aunque sí lo tienen, no lo acumulan tanto como los humanos.

Para superar este escollo, los científicos del VHIR crearon mediante manipulación genética un modelo de roedor que era capaz de segregar este pigmento en una cantidad equivalente a la humana y que con la edad también lo acumulaba en las neuronas que cuando estaban llenas de neuromelanina, morían. Fue así como pudieron establecer un umbral a partir del cual la acumulación del pigmento causaba Parkinson.

A continuación, desarrollaron una terapia génica para reducir los niveles de esta sustancia en las neuronas de los animales y vieron que con esta estrategia “conseguíamos disminuir los niveles de neuromelanina por debajo del límite patológico y prevenir la aparición de síntomas e incluso de la enfermedad”, señala Vila.

Para ver si los resultados eran extrapolables, compararon cerebros de edades similares, envejecidos, sanos y con Parkinson, y midieron los niveles de neuromelanina intracelulares. Hallaron que las personas que habían desarrollado la enfermedad superaban el umbral patológico, mientras que las personas sanas se situaban por debajo.

Notas Relacionadas

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *