Llega el verano y las altas temperaturas: cómo prevenir un golpe de calor

  • EnSalud
  • diciembre 11, 2019
Llega el verano y las altas temperaturas: cómo prevenir un golpe de calor

A días de que comience el verano oficialmente, las altas temperaturas ya se sintieron en estos días en la Ciudad y siempre hay que tener en cuenta las recomendaciones para evitar un golpe de calor y descompensaciones. Para lo cotidiano hay que usar ropa clara, liviana, hidratarse, consumir frutas y verduras, no hacer actividad física

A días de que comience el verano oficialmente, las altas temperaturas ya se sintieron en estos días en la Ciudad y siempre hay que tener en cuenta las recomendaciones para evitar un golpe de calor y descompensaciones.

Para lo cotidiano hay que usar ropa clara, liviana, hidratarse, consumir frutas y verduras, no hacer actividad física cuando hace mucho calor y el sol está radiante, utilizar protector solar, evitar la exposición solar en horas pico, entre otras.

Para la hidratarción hay que consumir por lo menos entre dos y dos litros y medio de agua por día. Se pueden sumar otras infusiones, pero preferentemente sin azúcar.

Los adultos mayores deben prestar mucha más atención a los consejos ya que pierden muchas veces la sensación de la sed, como así también con los niños que son los más vulnerables a la deshidratación.

En estos días de calor, hay que de estar en lugares frescos y si se desea realizar algún deporte, por lo menos, medio litro de agua antes de comenzar con la actividad deportiva.

Respecto a las olas de calor y qué hacer con los chicos, cómo cuidarlos y protegerlos se recomienda evitar la exposición directa al sol desde las 10 hasta las 16 hs; manejarse en ambientes frescos; no sobre abrigarlos; no tenerlos todo el día en brazos, porque eso aumenta la temperatura corporal.

Sobre la hidratación, la leche del pecho materno en bebés menores a seis meses ofrece la cantidad de agua y nutrientes que requiere el bebé. Y a partir de los 6 meses también incluir agua mineral. Se le debe aplicar protector solar que proteja de los rayos UVA y UVB, está aprobado su uso en bebés mayores a seis meses y no exponerlos al sol en forma directa a los niños menores de un año.

Se debe cubrir las zonas expuestas, utilizar factor 50 y renovar cada dos horas; utilizar ropa acorde: colores claros, gorros, anteojos.

Por último, si el cuerpo presenta los siguientes síntomas, se recomienda recurrir al médico:

  • Temperatura del cuerpo de 39° o mayor.
  • Piel roja, caliente y seca, cuando se agota la sudoración.
  • Agitación.
  • Dolor palpitante de cabeza.
  • Vértigos y desorientación.
  • Delirios, confusión o pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.

 

Notas Relacionadas

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *